domingo, 30 de octubre de 2011

FESTIN DE SANGRE

En lo que la Po­li­cía Mi­nis­te­rial me­xi­quen­se ca­li­fi­có co­mo una cla­ra ven­gan­za en­tre pre­sun­tos de­lin­cuen­tes, un hom­bre, de 42 años de edad, fue bru­tal­men­te ase­si­na­do a gol­pes y pu­ña­la­das y su ca­dá­ver des­cu­bier­to den­tro de su do­mi­ci­lio, sen­ta­do en un si­llón.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que an­tes de que es­te hom­bre fue­ra ase­si­na­do, sus ver­du­gos lo gol­pea­ron y tor­tu­ra­ron, po­si­ble­men­te pa­ra sa­car­le al­gu­na in­for­ma­ción o bus­car al­go den­tro de su do­mi­ci­lio, pues exis­tían evi­den­cias de que es­tu­vo ama­rra­do, ya que en su pie iz­quier­do a la al­tu­ra del to­bi­llo te­nía ama­rra­da una cin­ta ne­gra.

El ca­dá­ver de es­te hom­bre que fue iden­ti­fi­ca­do por uno de sus ve­ci­nos co­mo Car­los Al­ber­to Díaz, de 42 años de edad, fue en­con­tra­do la tar­de-no­che de ayer, en el in­te­rior de su do­mi­ci­lio, ubi­ca­do so­bre la ca­lle Ma­ría de Ja­ra­quez, man­za­na 30, lo­te 16, en la Co­lo­nia Vi­lla Es­me­ral­da, en es­te mu­ni­ci­pio.

Di­cho ve­ci­no de quien no se re­ve­ló su nom­bre, di­jo a la po­li­cía que el día de ayer, al en­trar a la ca­sa del aho­ra oc­ci­so pa­ra vi­si­tar­lo y pla­ti­car un ra­to, te­rri­ble sor­pre­sa se lle­vo, al des­cu­brir que es­ta­ba sen­ta­do so­bre un si­llón y que al pa­re­cer ha­bía si­do ase­si­na­do, pues es­ta­ba com­ple­ta­men­te ba­ña­do en san­gre.

Cuan­do el sor­pren­di­do ve­ci­no se dio cuen­ta que Car­los Al­ber­to no res­pon­día, en ese mo­men­to con­fir­mó que ha­bía si­do ase­si­na­do, por lo que de in­me­dia­to sa­lió del in­mue­ble pa­ra dar par­te a la po­li­cía.

Más tar­de, cuan­do los tri­pu­lan­tes de la pa­tru­lla 6714 de la ASE arri­ba­ron a la ca­sa y con­for­ma­ron el re­por­te del ve­ci­no, de in­me­dia­to acor­do­na­ron to­da la zo­na y pi­die­ron la in­ter­ven­ción del agen­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co pa­ra que die­ra fe de los he­chos.

Du­ran­te las pri­me­ras ins­pec­cio­nes ocu­la­res que prac­ti­có en el in­mue­ble, el MP in­for­mó que el aho­ra oc­ci­so que­dó sen­ta­do en el si­llón y que pre­sen­ta­ba se­ve­ros gol­pes y va­rias pu­ña­la­das en di­fe­ren­tes par­tes de su cuer­po, prin­ci­pal­men­te en el ros­tro y el cue­llo.

El re­pre­sen­tan­te so­cial, di­jo que por lo que se pu­do apre­ciar en la es­ce­na del cri­men, el aho­ra oc­ci­so fue sor­pren­di­do den­tro de su ca­sa por al me­nos 3 su­je­tos que al pa­re­cer eran co­no­ci­dos de él, pues se­gún el mis­mo ve­ci­no nun­ca se es­cu­cha­ron gri­tos ni na­da anor­mal en el in­te­rior has­ta que en­con­tró a Car­los Al­ber­to muer­to.
Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario