martes, 1 de marzo de 2011

Ejército abate a dos sicarios en la carretera a San Roque, en NL




 Luego de una persecución por más de tres kilómetros, elementos del Ejército Mexicano abatieron a dos supuestos miembros del crimen organizado en el municipio de Juárez, Nuevo León.

En el lugar del enfrentamiento las autoridades aseguraron dos armas largas tipo AR-15 y la camioneta de reciente modelo en la que se desplazaban las dos personas.
Los hechos ocurrieron alrededor de las 03:30 horas del martes en el estacionamiento del centro recreativo “San Benito”, que se localiza sobre la carretera a San Roque, medio kilómetro al sur de la avenida Eloy Cavazos.
En ese sitio y junto a una camioneta Toyota FJ-Cruiser quedaron los cuerpos de los dos pistoleros, quienes presentaban un impacto de bala cada uno.
Informes oficiales detallaron que los soldados realizaban recorridos de vigilancia por los alrededores de la colonia San Roque, en el municipio de Juárez, en el transcurso de la madrugada.
Lo anterior ante el reporte ciudadano de que sujetos fuertemente armados circulaban por el sector desde la noche del lunes.
Al efectuar el patrullaje los militares detectaron la mencionada camioneta tipo “todoterreno”, color negra y con placas de circulación de Nuevo León.
En la unidad se desplazaban dos sujetos en actitud sospechosa, quienes se negaron a detenerse cuando los oficiales les marcaron el alto para revisarlos.
Por el contrario, comenzaron a disparar en contra de la autoridad, por lo que la agresión fue repelida y se inició en ese momento una persecución hacia el norte.
Al avanzar por la carretera a San Roque los individuos se introdujeron al estacionamiento del balneario “San Benito”, donde derribaron la puerta de malla ciclónica y un árbol.
Finalmente y al verse sin salida, los dos sujetos bajaron de la camioneta con un fusil cada uno e hicieron frente a los soldados.
Fue en ese instante cuando el personal de la Séptima Zona Militar logró abatirlos mientras intentaban esconderse entre algunos matorrales.
Uno de los hombres, de entre 35 y 40 años, quedó junto a la defensa trasera de la unidad; mientras que el otro pereció junto a la puerta del copiloto.
Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y de la Dirección de Servicios Periciales acudió a realizar las indagatorias y levantar las respectivas evidencias.
Los cuerpos de los dos desconocidos fueron trasladados a las instalaciones del Servicio Médico Forense en el hospital Universitario de Monterrey, donde se espera sean identificados y reclamados legalmente en los próximos días.


Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario