sábado, 26 de febrero de 2011

Matan a chavo en Coyoacán



Los ajus­tes de cuen­tas no ce­san en la De­le­ga­ción Co­yoa­cán, de­bi­do a que la ma­dru­ga­da de ayer, Ri­car­do Her­nán­dez Avi­la, fue ase­si­na­do a ba­la­zos por uno de cua­tro su­je­tos que le dis­pa­ra­ron des­de un ve­hí­cu­lo en mar­cha y en pre­sen­cia de sus ami­gos.
Vein­ti­cua­tro ho­ras an­tes, en el mis­mo lu­gar, fue ase­si­na­do el co­mer­cian­te Erick Me­jía, en los ins­tan­tes en que abría su ne­go­cio. Los cri­mi­na­les, tam­bién se en­cuen­tran pró­fu­gos de la jus­ti­cia.

La ma­dru­ga­da de ayer, Ri­car­do Her­nán­dez Avi­la fue ul­ti­ma­do a ba­la­zos por uno de cua­tro su­je­tos lue­go de gri­tar­les: "ah, muy chin­go­nes", al mis­mo tiem­po, se es­cu­cha­ron va­rias de­to­na­cio­nes de ar­ma de fue­go, cu­yas ba­las se alo­ja­ron en el cuer­po de Ri­car­do, por lo que in­me­dia­ta­men­te se des­va­ne­ció ba­ña­do en san­gre.

Por la for­ma en que ocu­rrió es­te ase­si­na­to, los en­car­ga­dos de las in­ves­ti­ga­cio­nes pre­su­men que se de­be a una ven­gan­za; sin em­bar­go, las pes­qui­sas con­ti­núan, a fin de co­no­cer los mo­ti­vos por los que fue ul­ti­ma­do, así co­mo pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción que los lle­ve a lo­ca­li­zar y de­te­ner a los ho­mi­ci­das.

Las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes de la fis­ca­lía de la PGJDF en Co­yoa­cán y los re­por­tes de la SSP (SSP) del Dis­tri­to Fe­de­ral, se­ña­lan que Ri­car­do Her­nán­dez Avi­la, fue ba­lea­do en Cal­za­da del Hue­so, es­qui­na con Di­vi­sión del Nor­te, Co­lo­nia Los Gi­ra­so­les, pe­rí­me­tro de Co­yoa­cán.

El in­di­vi­duo per­dió la vi­da en el lu­gar, a con­se­cuen­cia de he­ri­das de ar­ma de fue­go.

Ri­car­do Her­nán­dez ca­mi­na­ba por el lu­gar en com­pa­ñía de cua­tro ami­gos que sa­lie­ron ile­sos. El ho­mi­ci­da jun­to con otros cua­tro cóm­pli­ces via­ja­ban a bor­do de un ve­hí­cu­lo os­cu­ro del que se des­co­no­cen ma­yo­res ca­rac­te­rís­ti­cas.

De acuer­do con lo ma­ni­fes­ta­do por los tes­ti­gos y acom­pa­ñan­tes del oc­ci­so, el su­je­to que le dis­pa­ró les gri­tó: "ah, muy chin­go­nes", en se­gui­da se es­cu­cha­ron dos de­to­na­cio­nes y pos­te­rior­men­te hu­ye­ron del lu­gar, per­ca­tán­do­se que Ri­car­do ha­bía caí­do al pi­so apre­cián­do­se man­chas de san­gre en su ro­pa.

Sus com­pa­ñe­ros so­li­ci­ta­ron de in­me­dia­to la ayu­da de una pa­tru­lla y la pre­sen­cia de una am­bu­lan­cia, pe­ro al ha­cer ac­to de pre­sen­cia los pa­ra­mé­di­cos y re­vi­sar el cuer­po, les in­for­ma­ron que ya ha­bía muer­to.

El mi­nis­te­rio pú­bli­co de la Coor­di­na­ción Te­rri­to­rial Co­yoa­cán Cin­co fue in­for­ma­do de lo su­ce­di­do la ma­dru­ga­da de ayer. En es­ta agen­cia se dio ini­cio a la ave­ri­gua­ción pre­via por el de­li­to de ho­mi­ci­dio por dis­pa­ro de ar­ma de fue­go.

Es im­por­tan­te re­sal­tar que 24 ho­ras an­tes, ca­si en el mis­mo lu­gar del ase­si­na­to de Ri­car­do Her­nán­dez Avi­la, fue ase­si­na­do a ba­la­zos el co­mer­cian­te Erick Me­jía, en los mo­men­tos en que abría su ne­go­cio, es­ta­ble­ci­do en la es­qui­na de Cal­za­da del Hue­so y la ca­lle Ran­cho Mi­ra­do­res, Co­lo­nia Gi­ra­so­les.

Ahí, fue pri­va­do de la vi­da Erick Me­jía "N", cuan­do se dis­po­nía a abrir su ne­go­cio, lue­go de lle­gar en ta­xi. De acuer­do con lo ma­ni­fes­ta­do por al­gu­nos tes­ti­gos, un su­je­to se le acer­có y le dis­pa­ró en va­rias oca­sio­nes.

De­bi­do a ello, su­man dos ase­si­na­tos ca­si en el mis­mo lu­gar en un lap­so de 24 ho­ras. Has­ta el mo­men­to los agen­tes de la Po­li­cía In­ves­ti­ga­do­ra del DF, ads­cri­tos a la Fis­ca­lía en Co­yoa­cán, ca­re­cen de in­for­ma­ción pa­ra lo­ca­li­zar y de­te­ner a los ho­mi­ci­das.

Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario