lunes, 25 de abril de 2011

Ejecutado por viejas rencillas

Por vie­jas ren­ci­llas fue ul­ti­ma­do de cua­tro ba­la­zos Jai­me Vi­dal Utan­ga, de 42 años de edad, en la Co­lo­nia San Fe­li­pe de Je­sús, la no­che del pa­sa­do sá­ba­do, lo ul­ti­ma­ron a es­ca­sos me­tros de su do­mi­ci­lio dos si­ca­rios que lo­gra­ron huir.

Los mor­ta­les y san­grien­tos he­chos tu­vie­ron lu­gar al fi­lo de las 21:00 ho­ras del pa­sa­do sá­ba­do en la ca­lle ce­rra­da de Ler­do ca­si es­qui­na con Pa­chu­ca, en la re­fe­ri­da co­lo­nia.

Ver­sión de al­gu­nos tes­ti­gos se­ña­lan que la víc­ti­ma ca­mi­na­ba tran­qui­la­men­te ha­cia su do­mi­ci­lio, cuan­do un par de su­je­tos con los que te­nía vie­jas ren­ci­llas lo in­ter­cep­ta­ron, ac­to se­gui­do uno de los ase­si­nos sa­có de en­tre sus ro­pas una pis­to­la ca­li­bre .9 mi­lí­me­tros y co­men­zó a dis­pa­rar­le a cor­ta dis­tan­cia.

En cua­tro oca­sio­nes los pro­yec­ti­les hi­cie­ron blan­co en la hu­ma­ni­dad de Vi­dal Utan­ga, por lo que és­te ca­yó mor­tal­men­te he­ri­do a me­dia ca­lle, don­de fa­lle­ció mi­nu­tos des­pués, an­te la mi­ra­da ate­rra­da de los pre­sen­tes, mien­tras los ase­si­nos con­ti­nua­ron dis­pa­ran­do pa­ra evi­tar ser de­te­ni­dos por los tes­ti­gos.

Por la cer­ca­nía a su ho­gar sus fa­mi­lia­res fue­ron aler­ta­dos, mien­tras se so­li­ci­ta­ba la in­ter­ven­ción de pa­ra­mé­di­cos de la Cruz Ro­ja y po­li­cías del Sec­tor Pra­de­ra.

Los pri­me­ros en lle­gar fue­ron los tri­pu­lan­tes de la pa­tru­lla P-0517 y se­gun­dos des­pués los res­ca­tis­tas de la am­bu­lan­cia 153 de la Cruz Ro­ja que so­la­men­te pu­die­ron cer­ti­fi­car el de­ce­so del in­for­tu­na­do hom­bre.

En la zo­na se mon­tó un fuer­te ope­ra­ti­vo por par­te de los uni­for­ma­dos pa­ra tra­tar de dar con el pa­ra­de­ro de los si­ca­rios, pe­ro no hu­bo suer­te, por lo que has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción con­ti­núan pró­fu­gos.

De los he­chos to­mó co­no­ci­mien­to el agen­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co de la Coor­di­na­ción Te­rri­to­rial Gus­ta­vo A. Ma­de­ro 5, quien or­de­nó el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver y dio ini­cio a la ave­ri­gua­ción pre­via co­rres­pon­dien­te por el de­li­to de ho­mi­ci­dio por dis­pa­ro de ar­ma de fue­go, aho­ra po­li­cías de in­ves­ti­ga­ción bus­can a los ase­si­nos pa­ra que res­pon­dan por la muer­te de es­te hom­bre.

Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario