martes, 22 de febrero de 2011

CARBONIZADO EN CUAU­TI­TLAN IZ­CA­LLI



En los asien­tos tra­se­ros de un ta­xi que es­ta­ba com­ple­ta­men­te que­ma­do, fue en­con­tra­do es­ta ma­ña­na el ca­dá­ver car­bo­ni­za­do de un hom­bre des­co­no­ci­do.
Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que por las con­di­cio­nes en que que­dó el cuer­po, no se pu­do es­ta­ble­cer la me­dia fi­lia­ción, los ras­gos fí­si­cos y la ro­pa que ves­tía el aho­ra oc­ci­so, ni tam­po­co si fue ase­si­na­do an­tes de que sus ver­du­go que­ma­ran el au­to, por lo que se­rá el mé­di­co le­gis­ta el que des­pe­je to­das es­tas in­cóg­ni­tas, una vez que con­clu­ya con la ne­crop­sia de ley.

El ca­dá­ver de es­te hom­bre, fue en­con­tra­do la ma­ña­na de hoy, en el in­te­rior de un ta­xi que es­ta­ba aban­do­na­do so­bre el ca­mi­no que con­du­ce al po­bla­do de San­tia­go, en la Co­lo­nia El Ro­sa­rio, en es­te mu­ni­ci­pio.

Cuan­do ve­ci­nos de la zo­na se per­ca­ta­ron que un au­to se es­ta­ba in­cen­dian­do, sin sa­ber que en el in­te­rior se en­con­tra­ba una per­so­na de in­me­dia­to pi­die­ron la in­ter­ven­ción de ele­men­tos del H. Cuer­po de Bom­be­ros pa­ra que lo apa­ga­ran; sin em­bar­go, cuan­do los "tra­ga­hu­mos" lle­ga­ron y con­tro­la­ron el fue­ron se die­ron cuen­ta que en los asien­tos tra­se­ros es­ta­ba el cuer­po de un hom­bre que ha­bía que­da­do com­ple­ta­men­te car­bo­ni­za­do.

Por tal mo­ti­vo de in­me­dia­to se pi­dió la in­ter­ven­ción del agen­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co pa­ra que die­ra fe de los he­chos y or­de­na­ra el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver.



MP GUARDO SILENCIO



Du­ran­te las ins­pec­cio­nes ocu­la­res que prac­ti­có en el lu­gar, el MP in­for­mó que en tor­no a es­te ca­so, por el mo­men­to no po­día dar nin­gún ti­po de in­for­ma­ción, pues el aho­ra oc­ci­so que­dó to­tal­men­te que­ma­do e irre­co­no­ci­ble, al igual que el ta­xi que por cier­to no lle­va­ba pla­cas de cir­cu­la­ción y si exis­tían en su in­te­rior al­gún ti­po de do­cu­men­ta­ción que pu­die­ra iden­ti­fi­car­lo o dar al­gún ti­po de in­for­ma­ción, ya no se pu­do ob­te­ner, pues tam­bién se que­mó.

Por su par­te, la Po­li­cía Ju­di­cial in­for­mó que ca­si tie­ne la cer­te­za de que el aho­ra oc­ci­so fue ase­si­na­do y que su o sus ver­du­gos pa­ra evi­tar que lo iden­ti­fi­ca­ran, ro­cia­ron de ga­so­li­na el ta­xi pa­ra que­mar­lo con to­do y uni­dad.

In­di­ca­ron que aun­que no cuen­tan con al­gún ti­po de in­for­ma­ción, de to­dos mo­dos ya ini­cia­ron con las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes y que só­lo es­pe­ran a que el aho­ra ex­tin­to sea iden­ti­fi­ca­do pa­ra pro­fun­di­zar en los tra­ba­jos po­li­cia­cos, acla­rar el cri­men y lo­grar la iden­ti­fi­ca­ción y cap­tu­ra de los res­pon­sa­bles.

Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario