martes, 22 de febrero de 2011

Granadazo en CIU­DAD MA­DE­RO



 El es­ta­lli­do de una gra­na­da de fu­sil en hu­mil­de vi­vien­da de la Co­lo­nia Del­fi­no Re­sén­diz ("El Pol­vo­rín") en es­ta ciu­dad de­jó co­mo sal­do dos muer­tos y tres he­ri­dos, dos gra­ves, en­tre ellos un be­bé; la fuer­te de­to­na­ción ge­ne­ró pá­ni­co en­tre los ve­ci­nos del sec­tor y la in­me­dia­ta mo­vi­li­za­ción de los cuer­pos de se­gu­ri­dad pú­bli­ca y per­so­nal del Ejér­ci­to Me­xi­ca­no.
La ines­pe­ra­da de­to­na­ción tu­vo lu­gar al­re­de­dor de las 11:50 ho­ras en ca­lle Va­mos Ta­mau­li­pas es­qui­na con Oco­tlán del po­pu­lo­so sec­tor, don­de ca­yó aba­ti­do el al­ba­ñil Víc­tor San­tos Ri­ve­ra, de 42 años de edad, al aga­rrar ac­ci­den­tal­men­te el ar­te­fac­to ex­plo­si­vo que pre­sun­ta­men­te en­con­tró en­tre el hie­rro vie­jo que se­lec­cio­na­ba.

Con le­sio­nes que los man­tie­nen al bor­de de la muer­te se en­cuen­tran su so­bri­no Cris­tian Ale­jan­dro San­tos Pé­rez, de es­ca­sos dos años de edad, la ma­má del pe­que­ño, Ma­ría del Con­sue­lo Pé­rez Ri­ve­ra, de 36, y con he­ri­das le­ves su es­po­sa Ma­ría Eu­la­lia Pé­rez Ri­ve­ra, de 40.

La­men­ta­ble­men­te a su in­gre­so al Hos­pi­tal Ci­vil de Ciu­dad Ma­de­ro, su sue­gra Ma­ría del Car­men Ri­ve­ra Sol­to­rio, de 73 años de edad, pe­re­ció.

El es­ta­lli­do se es­cu­chó a va­rias cua­dras a la re­don­da, lo que lla­mó la aten­ción de pro­pios y ex­tra­ños, que se arre­mo­li­na­ron al­re­de­dor pa­ra in­da­gar qué ha­bía ocu­rri­do, ya que apa­ren­te­men­te en ese mo­men­to el tiem­po tras­cu­rría con ab­so­lu­ta tran­qui­li­dad.

Mien­tras ello su­ce­día ve­ci­nos y fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas da­ban par­te a las au­to­ri­da­des po­li­cia­cas y a los cuer­pos de so­co­rro, que en cues­tión de mi­nu­tos arri­ba­ron a la es­ce­na de la tra­ge­dia, sien­do per­so­nal de la Cruz Ro­ja y Pro­tec­ción Ci­vil, co­man­da­do por Ro­ber­to Chá­vez Or­te­ga, quie­nes au­xi­lia­ron a los le­sio­na­dos y ca­na­li­za­ron al Hos­pi­tal Ci­vil de Ciu­dad Ma­de­ro al in­fan­te, su tía y abue­li­ta, en tan­to la es­po­sa del fi­na­do no ame­ri­tó tras­la­do.

Por su par­te efec­ti­vos de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na, agen­tes via­les, Po­li­cía Mi­nis­te­rial, así co­mo per­so­nal de las fuer­zas cas­tren­ses se apli­ca­ron a re­ti­rar de la es­ce­na del cri­men a la gran can­ti­dad con­gre­ga­da en el si­tio pa­ra pos­te­rior­men­te acor­do­nar y ce­rrar la ca­lle Va­mos Ta­mau­li­pas.

Acom­pa­ña­do por pe­ri­tos de la Pro­cu­ra­du­ría de Jus­ti­cia del Es­ta­do, arri­bó el agen­te ter­ce­ro del mi­nis­te­rio pú­bli­co del fue­ro co­mún, Lo­ren­zo Mar­tí­nez, quien dio fe de los he­chos y or­de­nó el tras­la­do del ca­dá­ver a la mor­gue pa­ra la ne­crop­sia de ley.

De ma­ne­ra ex­trao­fi­cial, fa­mi­lia­res del fi­na­do re­ve­la­ron que era al­ba­ñil, pe­ro co­mo es­ta­ba de­sem­plea­do úl­ti­ma­men­te se de­di­ca­ba a re­co­lec­tar hie­rro vie­jo y lo al­ma­ce­na­ba en el tras­pa­tio y jus­to cuan­do lo se­lec­cio­na­ba pre­sun­ta­men­te aga­rró el ar­te­fac­to y le es­ta­lló am­pu­tán­do­le la ma­no iz­quier­da y ca­si le cer­ce­na el cue­llo pro­vo­cán­do­le ade­más he­ri­das en dis­tin­tas par­tes del cuer­po que le cau­sa­ron una muer­te ins­tan­tá­nea y lo de­jó ti­ra­do en el pa­tio de su ca­sa.

Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario