lunes, 3 de enero de 2011

Traficantes usan caballos para transportar droga a EU




os narcotraficantes colombianos idearon una técnica para el trasiego de drogas: las "mulas", personas que transportaban cargamentos en su interior. Incluso, la película "María, llena eres de gracia" (2004) cuenta sobre estos viajes.

Ahora, los narcotraficantes mexicanos, literalmente, utilizan mulas, caballos y burros para el tráfico de drogas, a quienes les amarran pesados paquetes de mariguana o cocaína.

Estos animales sufren rasgaduras que algunas veces, les impiden volver a sentarse durante largo tiempo, además que son tratados en ínfimas condiciones, sin comida, agua y descanso, lo que ocasiona que muchos mueran.

Además, una vez que los animales han pasado la carga ilegal, varios son abandonados y deambulan por el desierto y calles de Arizona.

"Recogimos unos 15 o 20 caballos en un mes", relató Brad Cowan, un oficial del Departamento de Agricultura, en un artículo publicado por The New York Times
Debido a la problemática, la asociación "Corazón de Tucson" ha decidido rehabilitar a algunos equinos abandonados, a quienes pretenden destraumatizar de los malos tratos.

"Siempre encontramos a caballos en los huesos y con los patas horribles", dijo July Glore, quien es parte de las "enfermeras" de "Corazón de Tucson". "siempre tenemos llamadas de caballos abandonados. ¿Qué cuantos tengo ahora? Uno, dos o tres", señaló.

La Organización Equina de Rescate en Arizona además señala que hay rodeos clandestinos que igualmente, explotan y abandonan a los animales.

Por si el trabajo fuera poco, la rehabilitación equina no es un tema fácil, "cuesta dinero y mucho tiempo", aseveró Dolce, quien incluso advierte que no siempre es posible y algunos nunca son adoptados.

El problema para los caballos -y los animales en general- se acrecentó con la crisis económica que aún no termina por dejar el mal sabor de boca en Estados Unidos, pues cientos de animales fueron abandonados por sus familias, que argumentaron no poder pagar su alimentación y cuidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario