miércoles, 5 de enero de 2011

Descuartizado.




Ma­ca­bro ha­llaz­go rea­li­za­ron mo­ra­do­res de es­ta lo­ca­li­dad, al des­cu­brir flo­tan­do so­bre las aguas ne­gras de un ca­nal, el ca­dá­ver des­cuar­ti­za­do de un hom­bre, al que le fal­ta­ba la ca­be­za, las ma­nos y am­bas pier­nas.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que por las con­di­cio­nes en que se en­con­tró el aho­ra oc­ci­so, has­ta el mo­men­to no se ha po­di­do de­ter­mi­nar su iden­ti­dad, ni la for­ma en que fue ase­si­na­do, por lo que se­rá el mé­di­co le­gis­ta, el que de­ter­mi­ne las cau­sas que ori­gi­na­ron su muer­te, una vez que con­clu­ya con la ne­crop­sia de ley.

El ca­dá­ver del des­co­no­ci­do fue en­con­tra­do la tar­de de ayer, cuan­do flo­ta­ba so­bre las aguas ne­gras de un ca­nal, ubi­ca­do a un cos­ta­do de la ca­rre­te­ra Jo­ro­bas-Tu­la, a la al­tu­ra del ki­ló­me­tro 5 + 500, en es­te mu­ni­ci­pio.

Aun­que al prin­ci­pio ve­ci­nos de la zo­na re­por­ta­ron que so­bre el ci­ta­do con­te­ne­dor de agua flo­ta­ba el cuer­po de una per­so­na que al pa­re­cer ya es­ta­ba muer­ta, una vez que el mi­nis­te­rio pú­bli­co lle­gó y tras de que prac­ti­có las pri­me­ras ins­pec­cio­nes ocu­la­res y tu­vo de fren­te el cuer­po, se per­ca­tó que el aho­ra oc­ci­so ha­bía si­do des­cuar­ti­za­do y que no te­nía ca­be­za, pier­nas ni ma­nos.

"De­bi­do a que el aho­ra oc­ci­so ves­tía pan­ta­lón de mez­cli­lla ne­gro con cin­tu­rón blan­co, des­de la par­te de arri­ba los ve­ci­nos no pu­die­ron apre­ciar que es­te hom­bre no te­nía ca­be­za, pier­nas ni ma­nos, pues a lo le­jos sim­ple­men­te se ob­ser­va­ba a una per­so­na, sin ca­mi­sa, ti­ra­da bo­ca aba­jo que flo­ta­ba so­bre las aguas ne­gras del ca­nal", di­jo el MP.

Sin em­bar­go, una vez en el lu­gar, al te­ner de fren­te el cuer­po y des­pués de que se ini­cia­ron con las pri­me­ras ins­pec­cio­nes, con gran sor­pre­sa des­cu­bri­mos que al aho­ra oc­ci­so le fal­ta­ban las par­tes del cuer­po ya men­cio­na­das, agre­gó el re­pre­sen­tan­te so­cial.

Du­ran­te las mis­mas ins­pec­cio­nes ocu­la­res, el mi­nis­te­rio pú­bli­co in­for­mó que de­bi­do a que a sim­ple vis­ta no se le apre­cia­ron al aho­ra oc­ci­so he­ri­das por ar­ma de fue­go o pun­zo­cor­tan­tes, has­ta el mo­men­to se des­co­no­ce de qué for­ma fue ase­si­na­do, por lo que, co­mo ya se men­cio­nó, se­rá el mé­di­co le­gis­ta quien de­ter­mi­ne con exac­ti­tud las cau­sas de su de­ce­so, una vez que con­clu­ya con la ne­crop­sia de ley.

El mis­mo MP, des­car­tó to­tal­men­te que las par­tes del cuer­po que le fal­ta­ban al aho­ra oc­ci­so ha­yan si­do de­vo­ra­das por la fau­na no­ci­va, pues cla­ra­men­te se apre­ció que los cor­tes que pre­sen­ta­ba le fue­ron he­chos con un fi­lo­so cu­chi­llo al pa­re­cer de los lla­ma­dos fi­le­te­ros.

Ade­más, agre­gó el re­pre­sen­tan­te so­cial, exis­te la cer­te­za de que rs­te hom­bre fue ase­si­na­do y des­cuar­ti­za­do por de­lin­cuen­tes que se­gu­ra­men­te tu­vie­ron el cui­da­do de que no fue­ra iden­ti­fi­ca­do y de es­ta for­ma eva­die­ran la ac­ción de la jus­ti­cia, pues só­lo así se ex­pli­ca que le ha­yan cor­ta­do la ca­be­za y las ma­nos, pre­ci­sa­men­te pa­ra que las au­to­ri­da­des po­liia­cas no tu­vie­ran for­ma de iden­ti­fi­car­lo, ya fue­ra por la fi­so­no­mía de su ros­tro y por sus hue­llas di­gi­ta­les.

El re­pre­sen­tan­te so­cial in­for­mó que a pe­sar de que se im­ple­men­tó un ope­ra­ti­vo de bús­que­da en to­do el ca­nal con la fi­na­li­dad de en­con­trar la ca­be­za, las pier­nas y las ma­nos del aho­ra oc­ci­so, no tu­vie­ron suer­te, por lo que se cree que és­te fue ase­si­na­do en otra zo­na y que sus ver­du­gos úni­ca­men­te lle­ga­ron al ca­nal pa­ra aban­do­nar el tron­co y los bra­zos y di­fi­cul­tar los tra­ba­jos po­li­cia­cos.

La Po­li­cía Ju­di­cial in­for­mó que aun­que has­ta el mo­men­to des­co­no­ce to­do lo re­la­cio­na­do con la muer­te de es­te hom­bre, ca­si tie­ne la cer­te­za de que por la bru­ta­li­dad con que se co­me­tió el cri­men, se­gu­ra­men­te fue ase­si­na­do en una ven­gan­za de ti­po pa­sio­nal, por lo que en un in­ten­to por acla­rar los he­chos y lo­grar la iden­ti­fi­ca­ción y cap­tu­ra de los res­pon­sa­bles, pre­sun­ta­men­te ya ini­cia­ron con las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes.



Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario