lunes, 31 de octubre de 2011

Venganza a un ex convicto

En lo que se per­fi­la co­mo una ven­gan­za en­tre miem­bros de la de­lin­cuen­cia, un ex con­vic­to quien to­da­vía por­ta­ba un bra­za­le­te de ubi­ca­ción sa­te­li­tal, fue ase­si­na­do de un ba­la­zo en ca­be­za por dos su­je­tos que lle­ga­ron a su do­mi­ci­lio en Iz­ta­pa­la­pa, lo so­me­tie­ron y pu­sie­ron una al­mo­ha­da so­bre el crá­neo an­tes de dis­pa­rar­le pa­ra in­ten­tar que no se es­cu­cha­ra la de­to­na­ción.

Re­por­tes po­li­cia­cos se­ña­lan que los mor­ta­les he­chos se sus­ci­ta­ron al fi­lo de las 22:00 ho­ras del pa­sa­do vier­nes en el do­mi­ci­lio ubi­ca­do so­bre el Ca­lle­jón Allen­de ca­si es­qui­na con Eje 6 Sur, Co­lo­nia Ba­rrio de San­tia­go en Iz­ta­pa­la­pa don­de ha­bi­ta­ba Nar­ci­so Va­len­tín Ni­za, de 41 años de edad.

Has­ta ese lu­gar lle­ga­ron dos su­je­tos ar­ma­dos, to­ca­ron a la puer­ta y cuan­do Va­len­tín abrió sus ver­du­gos lo so­me­tie­ron, lle­va­ron a una ha­bi­ta­ción y le co­lo­ca­ron una al­mo­ha­da en la ca­be­za, pa­ra en­se­gui­da dis­pa­rar­le en al me­nos una oca­sión a cor­ta di­tan­cia ma­tán­do­lo ins­tan­tá­nea­men­te.

Ac­to se­gui­do sa­lie­ron a to­da pri­sa del lu­gar sin que na­die pu­die­ra ha­cer al­go por de­te­ner­los, sin em­bar­go los ve­ci­nos al per­ca­tar­se de los he­chos die­ron avi­so a las au­to­ri­da­des y so­li­ci­ta­ron el apo­yo de pa­ra­mé­di­cos.

De­sa­for­tu­na­da­men­te a la lle­ga­da de los so­co­rris­tas la víc­ti­ma ya ha­bía fa­lle­ci­do, aun­que los so­co­rris­tas se per­ca­ta­ron que el in­for­tu­na­do su­je­to por­ta­ba en el to­bi­llo iz­quier­do un bra­za­le­te asig­na­do a las per­so­nas en pro­ce­so de pre­li­be­ra­ción, ade­más de ha­llar el cas­qui­llo per­cu­ti­do de un ar­ma ca­li­bre .9 mi­lí­me­tros.

An­te es­te ne­gro pa­no­ra­ma fue re­que­ri­da la in­ter­ven­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co de la zo­na, quien apo­ya­do con pe­ri­tos en cri­mi­na­lís­ti­ca, ba­lís­ti­ca y me­di­ci­na fo­ren­se de la Pro­cu­ra­du­ría ca­pi­ta­li­na re­ti­ra­ron el ca­dá­ver pa­ra dar ini­cio a la ave­ri­gua­ción pre­via co­rres­pon­dien­te.

Co­mo ca­si siem­pre su­ce­de en es­tos ca­sos, las au­to­ri­da­des des­co­no­cen la iden­ti­dad de los ase­si­nos y su pa­ra­de­ro, sin em­bar­go po­li­cías de In­ves­ti­ga­ción en­car­ga­dos del ca­so se­ña­la­ron que por la for­ma en que ocu­rrie­ron los he­chos, po­si­ble­men­te se tra­ta de una ven­gan­za en­tre in­te­gran­tes del ham­pa.

Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario