viernes, 31 de diciembre de 2010

CUSTODIO MUERTO

Un ele­men­to del Cuer­po de Guar­dias de Se­gu­ri­dad Au­xi­liar del Es­ta­do de Mé­xi­co, (Cu­saem) fue bru­tal­men­te ase­si­na­do de por lo me­nos 7 ba­la­zos en di­fe­ren­tes par­tes de su cuer­po, lue­go de que se en­fren­tó a 3 de­lin­cuen­tes que in­ten­ta­ban asal­tar al cho­fer una ca­mio­ne­ta que trans­por­ta­ba ci­ga­rros de co­no­ci­da mar­ca, la cual es­ta­ba ba­jo su cus­to­dia.

Co­me­ti­do el co­bar­de ase­si­na­to, los pre­sun­tos ho­mi­ci­das em­pren­die­ron la fa­mo­sa hui­da, sin que con­su­ma­ran el asal­to y sin que has­ta el mo­men­to se co­noz­ca su iden­ti­dad y po­si­ble pa­ra­de­ro.

Los he­chos que cos­ta­ron la vi­da del ma­lo­gra­do po­li­cía, iden­ti­fi­ca­do co­mo Jo­sé Agui­lar Re­yes, de 35 años de edad, se re­gis­tra­ron la tar­de de hoy, al fi­lo de las 18:30 ho­ras, fren­te a la tien­da de aba­rro­tes con ra­zón so­cial El Don, ubi­ca­da en el nú­me­ro 55 de la ca­lle San Juan, en la Uni­dad Ha­bi­ta­cio­nal Vi­llas de San­ta Ma­ría, en es­te mu­ni­ci­pio.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que de acuer­do a las ver­sio­nes que dio el cho­fer de di­cha ca­mio­ne­ta, aca­ba­ba de lle­gar a la tien­da de aba­rro­tes y sur­tía va­rias ca­jas de ci­ga­rros, cuan­do re­pen­ti­na­men­te fue sor­pren­di­do por 3 su­je­tos que a pun­ta de pis­to­la y ba­jo ame­na­zas de muer­te le or­de­na­ron les en­tre­ga­ra to­do el di­ne­ro de la ven­ta del día.

Cuan­do es­to su­ce­día, di­jo el cho­fer, el po­li­cía que cus­to­dia­ba la ca­mio­ne­ta, se per­ca­tó de los he­chos, por lo que rá­pi­da­men­te lle­gó pa­ra au­xi­liar­lo y al tra­tar de en­fren­tar y de­te­ner a los 3 de­lin­cuen­tes, és­tos no le die­ron tiem­po de na­da, pues lo ase­si­na­ron a que­ma­rro­pa al dis­pa­rar­le va­rios ba­la­zos en di­fe­ren­tes par­tes de su cuer­po.

Mien­tras que el ma­lo­gra­do uni­for­ma­do ca­yó ca­si ins­tan­tá­nea­men­te muer­to, en me­dio de un enor­me char­co de san­gre, los mi­se­ra­bles de­lin­cuen­tes pis­to­la en ma­no se abrie­ron pa­so pa­ra dar­se a la fu­ga y aun­que no con­su­ma­ron el asal­to sí le ro­ba­ron la vi­da al ma­lo­gra­do ele­men­to del Cu­saem.

Al to­mar co­no­ci­mien­to del cri­men, po­li­cías mu­ni­ci­pa­les y es­ta­ta­les se pre­sen­ta­ron en el lu­gar, don­de im­ple­men­ta­ron un fuer­te ope­ra­ti­vo, a fin de ubi­car y de­te­ner a los cri­mi­na­les; sin em­bar­go no tu­vie­ron suer­te, pues co­mo re­gu­lar­men­te su­ce­de en es­tos ca­sos, es­ca­pa­ron sin de­jar pis­tas de su pa­ra­de­ro.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, mien­tras que gru­pos cri­mi­na­les si­guen ha­cien­do de las su­yas, ele­men­tos de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Mé­xi­co, "co­mo si na­da es­tu­vie­ra pa­san­do" se to­ma­ron "unas me­re­ci­das va­ca­cio­nes" y de­ja­ron a la ciu­da­da­nía me­xi­quen­se a mer­ced del ham­pa, por lo que de an­te­ma­no se pre­vé que el ase­si­na­to de es­te po­li­cía co­mo mu­chos de los cri­mi­nes que se han co­me­ti­do en la en­ti­dad me­xi­quen­se va a que­dar im­pu­ne.

No hay comentarios:

Publicar un comentario