sábado, 25 de diciembre de 2010

DECAPITADOS

 A es­ca­sas ho­ras de que agen­tes de la Po­li­cía Ju­di­cial del Es­ta­do de Mé­xi­co de­tu­vie­ron al "In­co­rre­gi­ble", aho­ra sur­gió la fi­gu­ra de otro pe­li­gro­so de­lin­cuen­te que se au­to­nom­bró "La Ma­no con Ojos", mis­mo que en dos nar­co­men­sa­jes es­cri­tos en car­tu­li­nas se ad­ju­di­có los ase­si­na­tos de un pre­sun­to po­li­cía mi­nis­te­rial me­xi­quen­se y su "ma­dri­na", cu­yos ca­dá­ve­res apa­re­cie­ron la ma­ña­na de ayer tor­tu­ra­dos, de­ca­pi­ta­dos y aban­do­na­dos en un pa­ra­je de es­te mu­ni­ci­pio.

En una de las car­tu­li­nas que apa­re­ció jun­to al cuer­po de uno de los oc­ci­sos, el au­to­nom­bra­do "La Ma­no con Ojos" de­jó un men­sa­je que a la le­tra de­cía: "soy Mau­ri­cio Oli­vas Sán­chez, soy ma­dri­na de la PJ y me pa­só es­to por an­dar ex­tor­sio­nan­do a la gen­te de la pla­za lo mis­mo le va a pa­sar a la ra­ta, asal­tan­tes y se­cues­tra­do­res".

En la otra car­tu­li­na, di­cho de­lin­cuen­te plas­mó otro nar­co­men­sa­je que pre­go­na­ba: "soy Omar Ley­va Li­món, soy agen­te de la po­li­cía mi­nis­te­rial del Es­ta­do de Mé­xi­co, es­to me pa­só por no res­pe­tar las pla­zas aje­nas y an­dar ex­tor­sio­nan­do y dar­le pro­tec­ción al JJ per­te­nez­co al gru­po de Faus­to Go­doy Fis­cal Ge­ne­ral de la Pro­cu­ra­du­ría de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Mé­xi­co quien es mi je­fe y pro­tec­tor del JJ es­to les va a pa­sar a quien no res­pe­te las pla­zas".

Ca­be des­ta­car que es­ta acu­sa­ción que ha­ce di­cho su­je­to es su­ma­men­te de­li­ca­da, pues Faus­to Go­doy, la per­so­na que nom­bra en el nar­co­men­sa­je, efec­ti­va­men­te es el fis­cal ge­ne­ral de la PG­JEM, quien ape­nas el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre asu­mió di­cho car­go, por lo que la mis­ma Pro­cu­ra­du­ría me­xi­quen­se tie­ne la obli­ga­ción de abrir una lí­nea de in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­ta­ble­cer si es­ta acu­sa­ción es cier­ta o fal­sa, pues "cuan­do el río sue­na es que agua lle­va".

Los ca­dá­ve­res de es­tos dos hom­bres fue­ron en­con­tra­dos la ma­ña­na de ayer aban­do­na­dos en un te­rre­no des­po­bla­do, ubi­ca­do en la es­qui­na del Bou­le­vard de la Luz y la ca­lle Fuen­te de Dia­na, en el Frac­cio­na­mien­to Lo­mas de Te­ca­ma­chal­co, en es­te mu­ni­ci­pio.



escena dantesca



Los aho­ra oc­ci­sos es­ta­ban ti­ra­dos bo­ca aba­jo, ven­da­dos com­ple­ta­men­te del ros­tro y pre­sen­ta­ban vi­si­bles hue­llas de tor­tu­ra, uno de ellos es­ta­ba de­ca­pi­ta­do y el otro te­nía un enor­me ta­jo en el cue­llo y aun­que sus ver­du­gos no le cor­ta­ron com­ple­ta­men­te la ca­be­za ca­si lo hi­cie­ron, pues es­ta­ba a pun­to de caér­se­le, ya que úni­ca­men­te la sos­te­nían al­gu­nas ar­te­rias.

Aun­que la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Mé­xi­co, fiel a su cos­tum­bre se mos­tró su­ma­men­te her­mé­ti­ca y ne­gó to­do ti­po de in­for­ma­ción, LA PREN­SA lo­gró es­ta­ble­cer por tes­ti­mo­nios de agen­tes de la Po­li­cía ju­di­cial del Es­ta­do de Mé­xi­co que pi­die­ron ano­ni­ma­to por po­si­bles re­pre­sa­lias, que uno de los oc­ci­sos efec­ti­va­men­te era com­pa­ñe­ro de la cor­po­ra­ción, a quien iden­ti­fi­ca­ron co­mo Omar Ley­va Li­món, el cual, se­gún di­je­ron es­ta­ba ads­cri­to al gru­po tác­ti­co de la PG­JEM.

Al otro, lo iden­ti­fi­ca­ron co­mo Mau­ri­cio Oli­vas Sán­chez, de quien di­je­ron ha­bía si­do efec­ti­vo de la Pro­cu­ra­du­ría me­xi­quen­se de don­de fue da­do de ba­ja ha­ce al­gu­nos me­ses y ac­tual­men­te mien­tras ges­tio­na­ba su reins­ta­la­ción "tra­ba­ja­ba co­mo ma­dri­na"; es­ta per­so­na, di­je­ron, era her­ma­no de Fer­nan­do Oli­vas Sán­chez, efec­ti­vo de la PJ me­xi­quen­se quien ac­tual­men­te se de­sem­pe­ña co­mo coor­di­na­dor del gru­po tác­ti­co de la Pro­cu­ra­du­ría me­xi­quen­se en Tlal­ne­pan­tla.

Pe­se al her­me­tis­mo que guar­dó la PG­JEM, di­chos agen­tes ju­di­cia­les se­ña­la­ron que por la for­ma en que se die­ron los he­chos y por los nar­co­men­sa­jes evi­den­te­men­te los aho­ra oc­ci­sos fue­ron ajus­ti­cia­dos en una cla­ra ven­gan­za de in­te­gran­tes del cri­men or­ga­ni­za­do, en es­te ca­so por miem­bros de la ban­da del au­to­nom­bra­do "La Ma­no con Ojos" que a par­tir de es­te mo­men­to se­gu­ra­men­te, co­mo su­ce­dió con "El In­co­rre­gi­ble" se­rá afa­no­sa­men­te bus­ca­do por ele­men­tos de la Pro­cu­ra­du­ría me­xi­quen­se, más cuan­do aho­ra sus víc­ti­mas fue­ron pre­ci­sa­men­te un ele­men­to y un ex agen­te de di­cha cor­po­ra­ción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario